viernes, 9 de mayo de 2008

Jerusalén celebra 60 años de Israel


Antes de la Primera Guerra Mundial, el territorio que hoy en día llamamos Israel (antes conocido como Palestina) y los territorios aledaños formaban parte del Imperio Turco Otomano. A fines del siglo XIX, el movimiento sionista declaró su intención de crear un hogar para los judíos en Palestina, en respuesta al creciente antisemitismo en el continente europeo.
Antes de 1897 (fecha del primer congreso sionista) algunos inmigrantes sionistas comenzaron a llegar a Palestina y a construir allí sus viviendas. Para 1903, ya eran 25.000. La mayoría proveniente del este de Europa. Una segunda ola de unos 40.000 inmigrantes llegó a la región entre 1904 y 1914.

Después de la caída del Imperio Otomano en la I Guerra Mundial, el Reino Unido recibió un mandato de la Liga de Naciones para administrar Palestina. El mandato británico fue poco auspicioso, debido en parte, a las promesas contradictorias que los británicos hicieron a los árabes, a los sionistas y a Francia (con quien se dividió el Levante).

Las hostilidades entre los gobernantes británicos, los inmigrantes judíos y los árabes se intensificaron durante los años 20 y 30, con la formación de grupos militantes árabes y judíos. Después de varios intentos de resolver las diferencias entre el sionismo y el nacionalismo árabe, el gobierno británico delegó el problema a Naciones Unidas en 1947.

La ONU recomendó un plan de partición (resolución 181), aceptado con renuencia por los israelíes y rechazado por los representantes árabes.