martes, 29 de abril de 2008

¿Se abre la prensa en Cuba?


La prision no esta en el cuerpo, si no en el alma. (Abel Desestress)

El periódico oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), Granma, publicó información sobre la protesta organizada este lunes por las "Damas de Blanco", la organización que reúne a las madres y esposas de los presos políticos.

La información aparecida en Granma resulta inusual, dado que el gobierno no acostumbra a reflejar en sus páginas las actividades que realizan los grupos opositores o las organizaciones defensoras de los derechos humanos dentro del territorio nacional.

La política de silencio oficial se había roto el pasado 10 de diciembre cuando la prensa oficial reportó un acto de protesta que la disidencia intentó realizar en un parque, con motivo del Día de los Derechos Humanos.

Este martes, con el título "Fracasa provocación contrarrevolucionaria", se informó que "un reducido número de elementos mercenarios, intentó realizar una provocación burda y descarada en los alrededores de la Plaza de la Revolución".

"Damas de Blanco"

La manifestación fue efectuada por un grupo de mujeres que reclamaban la libertad inmediata de todos los presos políticos, en especial de sus familiares detenidos en la primavera del 2003 y condenados a penas de más de 20 años de prisión.


La popularidad de Juventud Rebelde, podría influir en el cambio.
Afirma el periódico comunista que, para lograr mayor repercusión, "convocaron, como siempre, a los medios de la prensa extranjera acreditados en nuestro país, con el fin de que estos difundieran sus acciones provocativas".

Más adelante explica el diario que "de inmediato y espontáneamente el incidente fue rechazado por la población, que a esa hora se dirigía a sus centros de trabajo y estudio" y agrega que fuerzas femeninas de la policía intervinieron "para evitar un enfrentamiento con nuestra población".

En el documento se relata una conferencia telefónica emitida por radios de EE.UU. en la que "Damas de Blanco" conversan con la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, quien "estimuló el accionar de estos grupos, como justificación para recibir financiamiento".

"Ni provocaciones, ni patrañas mercenarias, empleando métodos ordenados por sus amos yanquis, mellarán la firmeza y voluntad de las actuales y futuras generaciones cubanas, las que trabajan por construir una sociedad mejor", finaliza el articulo de Granma.

Tímida apertura

La información aparecida en Granma no es un hecho aislado, por el contrario, durante los últimos meses se están produciendo movimientos en la prensa nacional que comienza a mencionar, todavía tímidamente, algunos de los problemas que enfrenta el país.


La televisión incorporó tímidos reportajes de investigación.
El propio periódico oficial del Partido Comunista amplió los viernes el número de páginas para poner opiniones de la población sobre el acontecer nacional y, aunque todas son favorables a la revolución, reflejan diferentes puntos de vista sobre problemas concretos.

Incluso el noticiero de la televisión cubana, caracterizado por su oficialismo, parece no querer quedarse atrás y ha dedicado a una joven periodista para hacer trabajos de investigación en los que se refleja, por ejemplo, el mal estado de algunos hospitales, tema tabú hasta hace muy poco.

Pero el medio que lleva la avanzada es Juventud Rebelde, el periódico de la Unión de Jóvenes Comunistas, cuyos reportajes son los más críticos; tanto, que les valió incluso una reprimenda pública del comandante Fidel Castro.

Sin lugar a dudas, entre los cambios que se pueden atribuir al actual gobierno está el de promover una prensa nacional menos complaciente con el poder, un camino que recién comienza y del cual aún no se conocen los límites.

En contra de ese objetivo están miles de funcionarios muy poco acostumbrados a recibir críticas de la prensa y también la inercia de muchos periodistas que evitan buscarse problemas con los poderosos del país.