miércoles, 6 de agosto de 2008

Agente antisecuestros de Jalisco es uno de los multiasesinos en Zapotlán


“Para ver una metamorfosis humana inmediata, solo agrégale dinero a su cuenta” (Abel Desestress)

Siete personas, entre quienes estaba el investigador del Área Antisecuestros de la Procuraduría de Justicia Jalisco, recibieron orden de arraigo por estar presuntamente involucradas en los asesinatos de una familia amiga del secretario de Agricultura, Alberto Cárdenas Jiménez, ocurridos en Ciudad Guzmán.
Además del agente investigador antisecuestros Alejandro López Alatorre, de 25 años, fueron arraigados Severiano Nájar Sánchez, de 28 años, alias la Yegua; Cuauhtémoc Cuevas Álvarez, de 29, apodado el Temo; Óscar y Omar Valencia Martínez, de 26 y 30 años, respectivamente; José Reyes Ochoa Valencia, de 18, y José Luis Maldonado de Anda, de 26.
Las investigaciones del múltiple crimen indican que se trataba de un caso de extorsión por parte del agente de la Procuraduría local. López Alatorre intervino en las negociaciones para liberar a Roberto Bernardino Campos, de 17 años, quine fuera secuestrado en abril, en Tamazula, por la banda de la Yegua.
Entonces el agente negoció con la banda el monto del rescate. Los plagiarios pedían por liberar al muchacho tres millones de pesos. Carmen Campos Cárdenas, la madre, ya había retirado del banco la cantidad que pedían los plagiarios, pero con la intervención de López Alatorre sólo pagó un millón de pesos.
Sin embargo, como sabía que la familia tenía más recursos, López se puso en contacto con la Yegua, quien reunió al resto de la banda.
Iniciaron entonces una serie de llamadas de amenazas a la familia, la cual decidió entregar otro millón de pesos a cambio de tranquilidad.
Ante las amenazas, la familia había cambiado su residencia a Ciudad Guzmán, donde compró una casa a Alberto Cárdenas.
El 28 de julio, cinco de los extorsionadores “visitaron” a los Bautista Campos, a quienes exigieron el dinero. En esos momentos se presentó el agente López, fingiendo que pasaba a saludar a la familia. Los delincuentes fingieron retenerlo y poco después lo dejaron salir en compañía de Carmen Campos para recoger el dinero.
Ese día ya no se pudo hacer el movimiento bancario, por lo que los criminales pernoctaron en la casa. Al día siguiente recogieron el dinero.
“Al momento de repartirse el botín, como a algunos les iba a tocar menos, empezaron a discutir y en ese momento se enteró el menor de 17 años que el policía estaba involucrado con estas personas”, reveló el procurador Tomás Coronado Olmos.
Al verse descubiertos, la Yegua cortó el cuello al adolescente. La madre del muchacho intervino y el Temo la asfixió. El agente López les disparó en la cabeza a Félix Bautista, a las niñas Mayra y Magali, de 7 y 8 años, y a la cuñada Adriana Patricia Campos, de 24.