domingo, 27 de julio de 2008

Todos corren tras Corres


El "Laucha" estaba en dependencias de la Federal en Bahía, pidió permiso para ir al baño (tal vez de su casa) y huyó. Ahora investigan a sus afligidos ex custodios.

“Cuando se cae el disfraz la moneda tiene dos caras” (Abel Desestress)

Las fuerzas de seguridad nacionales buscaban intensamente al ex teniente coronel Julián "Laucha" Corres, quien, en momentos en que era inminente el fallo del juicio que se le sigue por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura, se fugó ayer de la delegación de Policía Federal de Bahía Blanca.

La Policía Federal le ha pedido colaboración a la Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y policías provinciales para dar con el paradero del represor, mientras que también comenzó a aportar colaboración en la búsqueda la Secretaría de Inteligencia del Interior (SIDE).

En tanto, una delegación de Asuntos Internos de la Policía Federal se encontraba en Bahía Blanca para investigar posibles responsabilidades de efectivos en la fuga, ya que Corres estaba custodiado por efectivos de esa fuerza.

Fuentes policiales informaron que se tomaron medidas en los principales accesos y egresos de Bahía Blanca y en distintos puestos fronterizos del país, con el objetivo de que Corres no logre escaparse hacia el exterior. Además, se realizaron averiguaciones en las terminales de ómnibus, trenes y terminales aéreas, así como en hoteles y demás alojamientos.

Corres se fugó durante la madrugada del sábado de la dependencia de la Policía Federal, ubicada en Rondeau 189, entre Vieytes y Güemes, a sólo seis cuadras de la Municipalidad de Bahía Blanca, presuntamente después de ir al baño.

El hecho fue calificado por el Fiscal Federal de Bahía Blanca Hugo Cañón como "un retroceso muy significativo" para la causa en la que se investiga a Corres, a otros siete militares y a tres miembros del Servicio Penitenciario Federal por los crímenes de hace casi 30 años.